domingo, 28 de octubre de 2007

Elecciones Regionales

Ya vendrán los especialistas a decirnos qué significan los resultados de las elecciones colombianas cuyo recuento continúa cuando se escribe esto. Por eso, es bueno hacer un análisis sin esperar que nos digan lo que debemos creer. A nuestro juicio los resultados más interesantes son los de Bogotá y Cali. estas son, en efecto, las dos ciudades menos homogéneas del país. La Capital, con sus siete millones de habitantes es un microcosmos nacional en donde convergen todas las regiones, todas las costumbres y todos los acentos de la república. Este "melting pot" a escala reducida es además el escenario de la mayor permeabilidad social de la sociedad colombiana. Gentes de orígen modesto procedentes de todas partes han visto elevarse su condición social en un ambiente más competitivo pero también más gratificante que el de sus estrechos ámbitos sociales de provincia. Al mismo tiempo que sus vínculos de pertenencia a esas regiones se debilitan, otro tanto ocurre con los lazos de afiliación política. Cali con sus oleadas de gentes de todo el país, que son un reflejo de todas las tragedias, de todas las guerras y de todos los desastres, ha sido menos afortunada. La declinación en ella y en todo el Departamento de la vieja clase política, no ha sido reemplazada, por lo que una y otro van dando tumbos por el escenario político con gobernantes incompetentes y administradores ineptos con algunas destacables excepciones. Todo esto, por supuesto se da en una etapa de transición que habrá de terminar cuando los nuevos liderazgos se estabilicen. Pero no hay duda de que la travesía del desierto habrá de prolongarse por bastante tiempo.